¡Mis mejores y más entrañables momentos diarios!

Son poco más de las dos de la tarde de cualquier día laborable de la semana y ya marcho ilusionado y feliz porque voy a recoger -en la guardería Kindermundi– a mi querido nieto Saúl. Lleva toda la mañana allí y estoy deseoso de verlo y abrazarlo cual si hiciese una eternidad. Conforme me voy acercando al lugar de encuentro, observo a padres y/o abuelos que hacen lo mismo que yo. Llego al escaparate infantil acristalado, en el que todos los infantes se encuentran expectantes, por ver cuándo y qué familiar llega a recogerlos. Allí observo un cuadro maternal de mucha altura y cromatismo en el que sus maestras y cuidadoras andan afanadas y contentas con el material humano tan preciado que tienen entre manos. Su arte y responsabilidad son infinitos: ejercen de exquisitas educadoras de afectos y sentimientos que tienen su mejor recompensa en la sonrisa y bienestar de sus pupilos…


En cuanto me ve Saúl, todo es alegría y contento (saludándome con sus preciosas manitas de nácar), que sabe y quiere exteriorizar con un Ío (que es como me llama cotidianamente) bien sonoro, y que me hace sentir un subidón reconfortante de cariño y terneza. Cuando me lo entregan, lo primero que me pide son unas galletas o picos, que hoy no tengo, pero a cambio le ofrezco dos rebanadas de pan gallego que toma con hambre y fruición, como si no hubiese comido hace un rato. Si tenemos suerte, saludamos a su hermano Abel, que también llega (con los amigos de su cole) al cuidado de sus cuidadoras para comer allí. Se saludan y besan cariñosamente; y ya emprendemos, andando y con dos coches de juguete, el camino de vuelta a casa -parsimoniosamente-, haciendo carreras con ellos por las paredes de las casas y el empedrado de las calles; y buscando, si hay suerte, todos los charcos de agua posibles para pisarlos y sentirse importante cual niño grande; sin que ya quiera sentarse en su carrito de paseo que llevo, pues le gusta andar y ojetearlo todo, con esa conversación de personajillo mayor (aunque solo tenga dos añitos) que tanto me deleita y enamora. Sus porqués continuos son un encanto y una delatora muestra de su preclara inteligencia…

¡Son mis mejores y más entrañables momentos de cada día, que él me regala tan graciosamente!
¡Muchas gracias, Saúl, Dios te lo pague!
Sevilla, 22 de noviembre de 2021.
Fernando Sánchez Resa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *