Según la Real Academia golfo es una gran porción de mar que entra en la tierra (como de pequeños aprendimos en la escuela) o una persona que vive de manera desordenada, tiene costumbres poco formales y solamente se preocupa de divertirse y entregarse a los vicios.
A estos segundos es a los que voy a referirme hoy, que no a los geográficos, pues siguen siendo los mismos de nuestra infancia (aunque en algunas autonomías es posible que les hayan cambiado o traducido el nombre).
Pobrecillas las nuevas generaciones si, por los nefastos y partidistas planes de estudios pasados, presentes y futuros, nuestros escolares (hijos, nietos, biznietos…), tuviesen que estudiar y memorizar la lista de los golfos democráticos españoles que militan y ejercen en los diferentes partidos, televisiones, sociedades, nacionalidades…; así como sus respectivas golferías, pues la lista sería interminable; auguro que más larga y laboriosa que cuando de pequeños aprendíamos la lista de los reyes godos… ¡Que golfas también haylas, todo es cuestión de empoderamiento!


Ni me imagino hasta dónde vamos a llegar en nuestra sociedad actual en la que se potencia al golfo o vago en demasía para que destaque con sus fechorías más descollantes…
Sevilla, 3 de marzo de 2023.
Fernando Sánchez Resa

Deja una respuesta