“Zahara y Estela en el Reino de Fantasía”

¡Qué mejor regalo de reyes para la gente menuda que nos rodea que un buen libro de cuentos a la vieja usanza! Y que pueda restablecer antiguos lazos anímicos con la infancia propia, aunque esté lejana. Lo digo porque he tenido la suerte de leer un bonito libro de cuentos de hadas (“Zahara y Estela en el Reino de Fantasía”), cuando parece que se quiere desterrar este tipo de literatura, tratando de conducirnos por otros vericuetos infantiles llenos de múltiples imágenes y con escasos textos literarios, faltos de imaginación y fantasía y sobrados de realidades angustiosas.

Continuar leyendo «“Zahara y Estela en el Reino de Fantasía”»

Vicisitudes de la vejez, 24

Como mi cabeza no para ni un momento, me he puesto a pensar y pensar, por lo que quiero escribir todo lo que pasa por ella, siempre asesorada por mi nieta más querida, Sofía, que es una brillante universitaria que relee y corrige mis escritos, poniéndolos a punto para su publicación. Muchas gracias, guapa. ¡Qué sería yo sin ti y tu inestimable ayuda…!


Vivimos en un matriarcado auténtico, aunque por la herencia de los apellidos y otras zarandajas parezca que somos un patriarcado. Los nuevos políticos y su cohorte terrenal quieren cambiarlo todo, hoy en día, poniendo al hombre igual que a la mujer en muchos aspectos, especialmente en cuanto a vacaciones o permiso de paternidad, lo que me parece una auténtica barbaridad. Es un igualitarismo dañino e injusto, a mi modo de entender, por los muchos años que ya tengo y he vivido, que bien me avalan. Si la mujer es la que concibe, pare y amamanta (principalmente o en exclusiva), por mucho que quiera el hombre no le llega a la altura de una zapatilla. Este igualitarismo absurdo me enerva…
Continuar leyendo «Vicisitudes de la vejez, 24»

¡Otra amiga que se nos fue…!

Querida amiga Ana:
Era lunes (3 de enero), temprano, casi recién estrenado el año 2022, cuando recibí un duro WhatsApp enterándome de tu fallecimiento la noche anterior. Sabíamos de tu enfermedad mortífera y traicionera, pero nunca pensábamos que nos ibas a dejar tan súbitamente. ¡Tu pecho exhaló su último suspiro…! En esos momentos fueron pasando por mi mente tantos y tantos recuerdos entrañables, algunos más sencillos y otros estelares o grandiosos en los que tú eras la protagonista principal, pues te habías marchado al Cielo de los cristianos para encontrarte con tus padres y familiares buscando el descanso eterno.
Aunque mi impresión fuera de pena y congoja por tu falta, meditando, me di cuenta que -por otro lado- habías dejado de sufrir en tu carne mortal; y más desde que se te declaró abiertamente esa enfermedad traicionera el verano pasado, aunque tú llevabas tiempo con dolores varios que te hacían cada día más dura tu existencia.

Continuar leyendo «¡Otra amiga que se nos fue…!»

Vicisitudes de la vejez, 23

Llevo tiempo sin acercarme a escribir este íntimo diario (exactamente desde el mes de febrero de este fatídico año 2021), pues las circunstancias familiares, sociales y personales han hecho que me desinflara de mi primer objetivo. Sin caer en la depresión, he estado demasiado tiempo floja y de baja anímica para irles contando a ustedes mis batallitas o las de mi familia y/o amigos más cercanos. He estado pensando en dejarle la batuta a alguna de mis nietas que andan más en este ajetreado mundo que yo, antes de que yo me vaya para el otro barrio; no obstante, voy a seguir en la brecha mientras mi cuerpo y, especialmente, mi mente aguante la embestida en la que me he metido.
He sido testigo desde mi casa y televisión de nuevos engaños con vacunas y fiestas de guardar, buscando convencer al “tragacionista y/o negacionista” de turno que todo lo engulle porque lo dice el que manda o se arroga de supuesta sabiduría…

Continuar leyendo «Vicisitudes de la vejez, 23»

Mi felicitación navideña

¡Cómo pasa el tiempo!, aunque suene a tópico, incluso en tiempos de pandemia programada, jaleada y orquestada por muchos, con el fin de no dejarnos vivir tranquilos ni un solo momento del año.
Mas, es bueno, parar un poco el trepidante y fugitivo momento en que vivimos y recapacitar sobre todo lo bueno y sensato que hemos hecho y nos ha ocurrido (que seguro es mucho) durante este largo y ajetreado año; para así darnos cuenta de ello y proporcionarnos la autosatisfacción de sentir que estamos vivos (¡los que lo estamos; ojalá que por mucho tiempo…!); a pesar de que las Navidades -cada vez más- nos las estén presentando vacías de contenido y valores, aunque llenas de fanfarria y luminosidad ficticia.
Por eso, creo que es el momento de felicitarte sinceramente entrañable familiar, caro amigo, fiel compañero (especialmente safista) y/o lector de los escritos que voy publicando periódicamente en distintos medios; pues a pesar de todo (te recuerdo) la existencia personal merece la pena vivirla plenamente, con esperanza y optimismo; siendo ya hora de anunciar (y recordar) que una estrella se nos va a mostrar pronto en nuestro cielo particular y social para decirnos que Dios ha nacido pobre, un año más, pero digno, en el Portal de Belén, para reblandecernos el corazón y anunciarnos el mensaje de paz y amor que tanto necesitamos los humanos; aunque a todos los que tenemos cerca hijos, sobrinos y/o nietos nos sea todavía más fácil identificarlo, por su contigüidad y semejanza, con el mensaje diario que nos están dando, ya que nos transmiten siempre un amor puro y sin ambages, con esa inocencia libre del mercantilismo que nos acecha por doquier.

Continuar leyendo «Mi felicitación navideña»

Mercadotecnia navideña

Llevamos ya demasiado tiempo que las Navidades originales (en las que se celebraba el nacimiento del Niño Dios) van cayendo en el olvido, trucándolas (cada año más, con o sin pandemia; da igual la excusa) en unas festividades paganas muy luminosas, gastosas y caras (eso sí), en las que prima gastar mucho dinero en regalos propios o ajenos (¡es la feria del consumismo más atroz!), haciendo compras compulsivamente (pues así lo manda el “Santo Mercado”), todo cuanto nos anuncian por redes o cualquier medio social o (des)informativo; que ya tienen un poder omnímodo para esclavizarnos a toda la población (desde el lactante al anciano) y tenernos enganchados desde el mes de noviembre hasta pasado el mes de febrero que venga el Carnaval pagano a sustituirlas. Han empalmado el Black Friday americano con luminosas e iluminadas navidades (2021), en las que todo lo que sobra de luz en el ambiente exterior falta en el interior de bastantes mentes y corazones; salvo honrosas excepciones, que haberlas haylas.

Continuar leyendo «Mercadotecnia navideña»

¡Mis mejores y más entrañables momentos diarios!

Son poco más de las dos de la tarde de cualquier día laborable de la semana y ya marcho ilusionado y feliz porque voy a recoger -en la guardería Kindermundi– a mi querido nieto Saúl. Lleva toda la mañana allí y estoy deseoso de verlo y abrazarlo cual si hiciese una eternidad. Conforme me voy acercando al lugar de encuentro, observo a padres y/o abuelos que hacen lo mismo que yo. Llego al escaparate infantil acristalado, en el que todos los infantes se encuentran expectantes, por ver cuándo y qué familiar llega a recogerlos. Allí observo un cuadro maternal de mucha altura y cromatismo en el que sus maestras y cuidadoras andan afanadas y contentas con el material humano tan preciado que tienen entre manos. Su arte y responsabilidad son infinitos: ejercen de exquisitas educadoras de afectos y sentimientos que tienen su mejor recompensa en la sonrisa y bienestar de sus pupilos…

Continuar leyendo «¡Mis mejores y más entrañables momentos diarios!»

«Aunque todo se acabe»

Mientras languidecía la lozana y plácida tarde, en la capital del Betis, un compacto grupo de amigos y devotos de la cultura se arremolinaban en las puertas de la librería “Casa del Libro”, en la transitada calle Velázquez, para asistir -en su cuarta planta- a la presentación de la cuarta novela de un escritor ubetense y safista, afincado en la ciudad de la Alhambra, en donde trabaja como magistrado e imparte clases en su universidad tiempo ha.
Todo el mundo quería saludar y abrazar a Miguel Pasquau Liaño y verlo acunar a su cuarto retoño literario, el mejor salido de sus entrañas, según pudimos comprobar todos después.

Continuar leyendo ««Aunque todo se acabe»»

Encuentro virtual AA. AA. SAFA 2020

Este año que la Asociación de los Antiguos Alumnos Safa de Úbeda (Jaén) había puesto tanto empeño y cogido carrerilla para tener un nuevo encuentro, sumamente importante y necesario, para el próximo primer fin de semana de junio, llega el coronavirus chino y lo echa todo a perder, esfumándolo y suprimiéndolo de un plumazo.  Sé que no ha sido lo único (ni fue lo primero, ni será lo último) que ha desbaratado esta dichosa COVID-19, pero ha tenido triste desgracia que por la  indiscutible Ley de Murphy («Si algo malo puede pasar, pasará»), sea esta generación de abnegados y sobresalientes safistas egresados de oficialía, maestría y magisterio desde hace medio siglo los que no puedan vestirse de largo y disfrutar de su momento álgido, pues les haya tocado bailar con la más fea y anularlo todo, cuando tanta ilusión y esperanza tenían en celebrar su merecido 50 aniversario y así poder mostrarnos y ejemplificarnos públicamente sus grandezas y vicisitudes, tanto en su estancia de formación en la casa madre, como a lo largo de su dilatada y triunfal vida profesional, con sus preparados y emotivos discursos.
Continuar leyendo «Encuentro virtual AA. AA. SAFA 2020»

Encuentro SAFA de Úbeda

Mañana y pasado tendría que producirse este esperado y emotivo encuentro, si la covid-19 no lo hubiese desbaratado todo. Era tal el empeño y la dedicación puestos por la organización, comandada por Paco Bordés, que bien merece agradecérselo desde estas amables páginas de Diario JAÉN, en nombre de los muchos safistas que pasamos por la casa madre de Úbeda, en tiempos y edades pretéritos, puesto que conservamos, en nuestros corazones y memorias, aquella época tan importante de nuestra formación académica y del infantil-juvenil compañerismo que respiramos, como si fuese ayer mismo. Estaba programado rendir homenaje a seis generaciones de abnegados y sobresalientes safistas egresados, en su 25 aniversario de la finalización de Magisterio, FP2 o Bachiller y a los del 50 aniversario de Magisterio, Maestría y Oficialía. Como no podremos disfrutarlo este año, nos consolaremos celebrándolo virtualmente, posponiéndolo para el 4 y 5 de junio de 2021. Allí, en la Ciudad de los Cerros, nos veremos, si Dios quiere. ¡Un fuerte abrazo para todos los safistas ubetenses de ayer, hoy y siempre!