LIBERTÉ, EGALITÉ, FRATERNITÉ

Juan Antonio Fernández Arévalo.
(A mis compañeros de la promoción de 1963)
Siempre he envidiado la vinculación de estas tres hermosas palabras con la historia de Francia y no solo con la Revolución francesa. Son palabras que han estado grabadas en la mentalidad colectiva del pueblo francés. Independientemente del momento histórico, han constituido las señas de identidad de nuestra vecina nación.
Esas palabras no son vacuas, están cargadas de sustancia: de conquistas sociales, de derechos humanos, de respeto, de tolerancia, de futuro, de esperanza…
La historia, sin embargo, ha sido bastante cicatera con España en la utilización de estas tres palabras llenas de ecos revolucionarios. Tan solo unos cuantos oasis de libertades y derechos en el inmenso desierto de nuestro devenir histórico. Y es que España, como decía el poeta, tiene una historia triste.
Yo quiero en este momento hacer una referencia a la tercera palabra: fraternité, que quizá sea la de menor carga ideológica, pero no por ello la menos importante y trascendental en las relaciones humanas.
Continuar leyendo «LIBERTÉ, EGALITÉ, FRATERNITÉ»