Un encuentro en estado de dispersión

Siento y padezco, por empatía, la frustración de las varias promociones de AA. AA. que este año les tocaba pasar por el ecuador de sus cincuenta y veinticinco aniversarios. En su fiesta íbamos a caber otros tantos veteranos que ya pasamos por la feliz frontera. Nos hubiésemos sentido también protagonistas  de ese concierto sinfónico en que se convierten los encuentros safistas: una conjunción de afectos y recuerdos beneficiosos.  Pero el pequeño virus nos ha roto la esperada fiesta y hasta el olivo de la Safa se verá privado de recibir las hojas otoñales a las que tanta vitalidad le gusta transmitir en esos agraciados días. Continuar leyendo «Un encuentro en estado de dispersión»

Tiempo de filósofos

Cuando se cumple el séptimo día de  este estado de excepción al que nos ha sometido el coronavirus SARS-CoV-2 y su pandemia asociada Covid-19 (coronavirus disease-1919), sobre el que nuestro Gobierno ha decretado un Estado de Alarma dotado de  normas concretas para toda la población, durante una cuarentena corta de catorce días, empiezo a vislumbrar el alcance del problema. No resulta fácil adaptarse a una situación nueva, a un parón tan brusco de costumbres y quehaceres tan opuestos al ritmo de vida que hemos venido tejiendo, paso a paso, durante toda nuestra vida: los que somos septuagenarios avanzados nos enfrentamos, por primera vez, a un estado de shock global.
Continuar leyendo «Tiempo de filósofos»

Caprichos del Universo (I)

Hace pocos días se nos ha dado a conocer la proeza de unos astrónomos por “retratar” al primer agujero negro, una especie de desagüe del Cosmos cuya existencia fue anunciada por Einstein, hace 100 años y, casi 100 años andaban los observadores del Universo detrás de estos agujeros misteriosos. Se han acoplado en las mediciones ocho observatorios repartidos por el mundo, incluso el de Sierra Nevada, para presentarnos en sociedad al primero en salir a la luz. El tal desagüe se halla a 55 Ma (millones de años luz) en la galaxia M87, sus sombras, que es lo que realmente se ha retratado, tiene forma de donuts lo que lo convierte en algo más nuestro de lo que se esperaba de un roto en el espacio que devora todo lo que por allí se acerque. ¿Y dónde va a parar todo ese material que, insaciable al parecer, deglute? ¿Cómo será su digestión? ¿Cómo serán sus heces: tendrán forma de materia oscura o serán energía oscura? Porque el fenómeno puede que cumpla con varios de los “Principios herméticos”, incluido el séptimo que es el de género. Pronto surgirán “determinadores sociales, sexistas” dispuestos a poner al agujero de la M87 en el sitio que le corresponda: con los agujeros o con las agujeras.
Pedro Mora
Zaragoza, 28.4.19